Recordando los viejos buenos libros de Black Lizard Coffin & Co. de Njami Simon

Recordando los buenos viejos libros de Black Lizard: Coffin & Co. Por Njami Simon

Si estaba leyendo novela negra sobre crímenes en los años ochenta, es casi seguro que recuerde los libros de Black Lizard o tal vez incluso a Njami Simon. Barry Gifford fundó y editó la línea, que se desarrolló entre 1984 y 1990. Durante este período, Black Lizard publicó más de 90 libros y la línea se especializó en reimprimir ficción negra y dura de los años 1930, 40 y 50.

Entre los escritores que publicaron: David Goodis, Charles Willeford, Dan J. Marlowe, Paul Cain, Charles Williams, WL Heath y Harry Whittington. A Black Lizard se le atribuye, y con razón, el impulso del renacimiento de Jim Thompson. Cuando Thompson murió, en 1977, todos sus libros estaban agotados en los Estados Unidos.

Es Black Lizard que los trajo de vuelta, y en este punto, es poco probable que encuentres un noir romano fan que no reclama a Thompson como autor favorito. Sé que encontré a Thompson a través de Black Lizard (aunque no The Killer Inside Me, que leí a fines de la década de 1980 en una edición de William Morrow), y nunca olvidaré la revelación que experimenté desgarrando varios libros de Thompson en una borrachera que duró varias semanas.

Vivía y estudiaba en Martinica, alrededor de 1988-1989, y me había llevado allí un montón de novelas de Thompson. Tenía mucho tiempo libre, ron a mi lado y un balcón con sombra para leer. Si quieres una imagen de la felicidad de la lectura, esta es. Y, por supuesto, todavía tengo esos lagartos negros Thompson en mis estantes, así como los otros lagartos negros que compré durante esos seis años, cosas de Goodis, Willeford y compañía.

Finalmente, Random House se tragó Black Lizard y lo combinó con Vintage Crime para crear la línea Vintage Crime / Black Lizard. El aspecto de mercado masivo y de mala calidad que tenían los primeros Black Lizards se convirtió en un prestigioso estilo de bolsillo comercial, y con la excepción de los libros de Thompson, la mayor parte del catálogo de Black Lizard se agotó.

Vivía y estudiaba en Martinica, alrededor de 1988-1989, y me había llevado allí un montón de novelas de Thompson. Tenía mucho tiempo libre, ron a mi lado y un balcón con sombra para leer.

Mezclado con sus reediciones, Black Lizard lanzó algunas novelas originales. Entre ellos estaba el de Barry Gifford puerto trópico, un breve libro impresionista sobre un contrabandista de armas en Centroamérica, una obra que combina una sensibilidad noir con el sentimiento de Joseph Conrad. Jim Nisbett y Bill Pronzini también tenían nuevos libros publicados por Black Lizard.

Casi todos los libros de la línea, antiguos o de primera edición, fueron escritos por escritores en inglés, y de los dos libros que fueron traducidos, cada uno al francés, uno fechado en 1928, la historia de desesperación sexual de Francis Carco en el inframundo de París, Perversidad. La otra traducción era nueva, y este es el libro en el que pretendo entrar aquí: Ataúd y compañía., por Njami Simon.

Salió en Francia en 1985 como Cercueil y Cie, y Black Lizard lo publicó en Estados Unidos dos años después. Lo compré en las librerías, lo revisé y consideré comprarlo en ese entonces, pero por alguna razón, nunca lo compré. No lo hice hasta hace poco, es decir, y qué sorpresa resultó ser el libro. Ataúd & Co. es una novela criminal que creo que puedo llamar con precisión una joya muy poco conocida.

Aquí está la configuración: en la década de 1980, Harlem, dos detectives negros comunes, W. Jones Dubois y Ed Smith, han convencido a sus colegas de que las novelas de Chester Himes con Gravedigger Jones y Coffin Ed Johnson se basan en sus hazañas. Himes ha utilizado sus largas carreras como inspiración para su ficción.

Dubois y Smith han alcanzado un estatus legendario en Harlem, y ahora, recién jubilados, ambos hombres disfrutan del conocimiento de que alcanzarán cierta inmortalidad a través de las novelas que escribió Himes. Están satisfechos consigo mismos. Pero luego descubren por alguien que conocen que Himes acaba de publicar una novela en la que mata a sus dos policías famosos.

Esto aterroriza a Dubois y Smith, sacude los cimientos mismos de su mundo. Como ellos lo ven, nada menos que la realidad está “tomando su revancha, llegando a reclamar lo que le corresponde. Los títulos usurpados, los riesgos tomados en préstamo, el mito de dos vidas extraordinarias, debían ser devueltos a la ficción de la que habían partido ... Admitir la muerte de Coffin Ed y Gravedigger Jones sería admitir su propia desaparición.

Si Himes los enterraba antes de su tiempo, ya no precedían a la historia y serían revelados por los plagiarios que eran. No podían concebir una existencia en la que las burlas fluyeran libremente de las bocas de punks, prostitutas y adictos, un mundo en el que no inspiraban respeto ".

Una cosa da esperanza a los compañeros. Descubren que el libro en cuestión solo se ha publicado en francés hasta ahora, lo que significa que es probable que prácticamente nadie en Harlem lo lea. Se dan cuenta de que pueden ir a Francia y hablar con Himes, convencer al gran escritor de que no publique su obra más reciente en Estados Unidos en inglés.

Pero cuando finalmente llegan al hombre, en España, donde se enteraron de que vive, lo encuentran tendido en su lecho de muerte. No se atreven a hacer su pedido. Himes muere y los dos hombres quedan a la deriva, extraños en Europa pero no ansiosos por regresar a Nueva York.

Como digo, esto es simplemente la configuración. Himes muere alrededor de un tercio de la novela. Alternando con los capítulos de Smith y Dubois se encuentran los capítulos sobre Amos Yegba, un periodista nacido en Camerún que vive en París, y se ha visto atraído por el misterio de un hombre llamado Maktar Diop, mitad senegalés, mitad maliense, que murió en circunstancias misteriosas en el 10th Distrito.

Yegba se mueve en un mundo de exiliados africanos - gente de países francófonos como Camerún, Senegal, Malí, Zaire, Costa de Marfil - y el lector comienza a hacerse una idea de la vida negra en París, algo bastante diferente a la vida negra, digamos, en Harlem. Lo que comenzó como una divertida versión metaficcional de la serie Chester Himes Harlem se transforma en un libro diferente, y surgen las verdaderas intenciones de Njami Simon.  Ataúd y. Co. es una novela policial que utiliza su argumento para analizar la vida de los francófonos africanos en Francia, específicamente en París.

“A pesar de que todos viajaban en diferentes círculos, con diferentes amigos blancos y diferentes compañeros de trabajo, había ciertos lugares de encuentro para africanos en París. Aquí era donde escuchaste noticias de casa o comiste comida africana. Lo único bueno del exilio fue que fortaleció lazos que quizás no existían en África.

El simple hecho de ser negros y africanos creaba afinidades que daban una ilusión de fuerza a estos pobres diablos abandonados en la turbulencia de París. No estabas solo. Recreó estructuras familiares inspiradas en las que había dejado atrás. Paradójicamente, solo fuera de casa los africanos formaron una nación real. En París, congoleños, marfileños, cameruneses y senegaleses se consideraban hermanos del mismo país. La unidad africana solo podría existir fuera de la frontera, como reacción a las hostilidades circundantes ".

El simple hecho de ser negros y africanos creaba afinidades que daban una ilusión de fuerza a estos pobres diablos abandonados en la turbulencia de París. No estabas solo. Recreó estructuras familiares inspiradas en las que había dejado atrás.

De vuelta en París después de su visita a España, Dubois y Smith se cruzan con Yegba, y terminan ayudándolo a investigar el misterio cada vez más amplio que comenzó con la muerte de Maktar Diop. El resultado son diferentes niveles de acción y significado. Por un lado, tenemos la trama de la novela, llena de caos, pasiones y humor; por el otro, hay un diálogo tácito que Njami Simon tiene con Chester Himes.

Simon, nacido en Lausana, Suiza de padres cameruneses, establece una interacción constante y divertida con su antepasado. Camina por el libro como una novela de Himes, rápido y furioso, y donde Himes, un expatriado en Francia, escribió sobre un Harlem imaginado e indignante, Simon reimagina a los dos personajes de Himes y los traslada a un París plagado de intrigas y violencia de inmigrantes. .

En general, a Dubois y Smith les gusta la ciudad francesa, pero como estadounidenses que durante años fueron "designados para mantener el orden donde los blancos habían encarcelado a los negros", tienen pensamientos interesantes sobre cómo ven a los negros en relación con los blancos en este otro lugar:

Toma a Dubois:

“Intentó comparar París con Nueva York, la gente de allí con la gente de aquí. Todos estos hombres y mujeres blancos que besaban a hombres y mujeres negros le causaban un gran malestar. Malcolm X había dicho: “Cuando pones una gota de leche en tu café, el café se debilita. Estos negros de París le recordaron el mal café.

Eran ciegos que no se daban cuenta de que eran unos perdedores que intentaban joder a los blancos con su discurso rápido. Recogieron algunas sonrisas, sin duda lograron levantar a una o dos de esas chicas que colgaban de su brazo, pero epílogo se quedaron ahogadas en su propia mierda.

En Harlem, este viejo zorro astuto había aprendido a desconfiar de todo lo que fuera blanco, como un melocotón verde. Los pastores, los políticos, las mujeres… incluso los policías. Sabía dónde pertenecía todo y eso era bueno. En Francia se ofrecían demasiadas cosas blancas a los negros ".

No es que, como afroamericanos, Dubois y Smith sean más altos en África. En palabras de Smith, “Somos estadounidenses, amigo. Te guste o no, y hay muchas posibilidades de que los padres de nuestro padre hayan sido vendidos como esclavos hace siglos por los padres de tus padres ... África nos defraudó, hermano. Nunca olvides eso. Siempre."

Afroamericanos, africanos francófonos, historia, exilio, diáspora negra, relaciones entre blancos y negros, marginación, travesuras metaficcionales: Njami Simon contiene mucho en estas 195 páginas. Aborda el concepto de África y en qué se diferencia para los de África o los que no son de África, y explora una especie de continuo geográfico que va desde el "río Harlem hasta el Congo". Que hace todo esto mientras cuenta una historia impulsada por una trama frenética contada en Serie negra El estilo es impresionante.

No sé qué atrajo la atención del equipo de Black Lizard sobre este libro para convertirlo en el original de su serie que tradujeron de un idioma que no es el inglés. Y no tengo idea de lo bien que se vendió en Estados Unidos. Pero es apropiado, tal vez, que Black Lizard eligiera Ataúd & Co., porque la traducción se encuentra en el corazón de una ironía central en la historia de la novela.

El libro de Himes del que Dubois y Smith se molestan al escuchar no tiene nombre en Ataúd & Co.pero tiene que ser Plan B. El último volumen de la serie Harlem Detective, este es el libro en el que Himes mata a Gravedigger Jones y Coffin Ed Johnson. Aunque quedó inconcluso a su muerte, Plan B salió en Francia desde Ediciones Lieu Commun de estudiantes en el año 1983.

Eso es dos años antes de que la novela de Njami fuera publicada en Francia, por Lugar común. Como comenta el crítico Pim Higginson en El Noir Atlantic: Chester Himes y el nacimiento de la novela africana francófona del crimen (consulte aquí), La ironía del libro de Njami es que tardó tanto Plan B Para llegar a los Estados Unidos en inglés, es como si el plan de Dubois y Smith para evitar que llegara a su país de origen funcionó.

Complicaciones de todo tipo retrasadas Plan B's Publicación estadounidense hasta 1993, no solo ocho años después Ataúd & Co. apareció en Francia, pero seis años después de que la traducción de Black Lizard de su trabajo llegara a los estantes estadounidenses. Me sorprendería que Njami Simon no se riera de eso.

INICIA SESIÓN

Ingrese nombre de usuario o correo electrónico